La Serranía de Chiribiquete en Colombia es ahora el Parque Nacional de selva húmeda tropical más grande del mundo | WWF

La Serranía de Chiribiquete en Colombia es ahora el Parque Nacional de selva húmeda tropical más grande del mundo



Posted on 03 julio 2018
WWF
© Cesar David Martinez
Guaviare, Amazonas, Colombia – El Parque Nacional Natural Serranía de Chiribiquete, ubicado en el corazón de la Amazonía, fue ampliado a casi 4.3 millones de hectáreas, convirtiéndose en el parque nacional para la protección de selva húmeda tropical más grande del mundo. En una victoria doble, también fue declarado como Patrimonio natural y cultural de la Humanidad por la Unesco debido a su enorme valor ambiental, cultural y social.
El anuncio marca la culminación de décadas de esfuerzos por parte de diferentes organizaciones y autoridades ambientales, y en el caso de la expansión, es el resultado de una alianza para la conservación de nuevas áreas protegidas en Colombia, de la cual hace parte WWF.

“Este es un hito muy importante para la Amazonía y para la conservación de los bosques a nivel mundial. Es también un momento decisivo para la protección de ecosistemas estratégicos en Colombia”, explica Mary Lou Higgins, Directora de WWF-Colombia. “Chiribiquete es muy especial por su valor biológico, cultural, hidrológico y arqueológico – tiene arte rupestre y registros visuales de una magnitud extraordinaria. Es también de vital importancia para los grupos indígenas que viven en aislamiento voluntario. La ampliación y el reconocimiento de este lugar como Patrimonio de la Humanidad es un paso importante para asegurar su mantenimiento para las generaciones futuras”.

Chiribiquete fue declarado como Patrimonio natural y cultural de la Humanidad por la Unesco como un reconocimiento a su “destacado valor universal” para la naturaleza y la gente. El parque alberga miles de especies, decenas de ellas endémicas y varias amenazadas, incluyendo el tapir amazónico, la nutria gigante, el hormiguero gigante, el mono lanudo y el jaguar. Además, contiene el complejo pictográfico más antiguo, amplio, denso e impresionante de América, con murales monumentales que incluyen más de 70.000 pictogramas, algunos de estos con más de 20.000 años de antigüedad.
 
Se espera que la designación ayude a proteger este sitio de convergencia biológica que conecta los ecosistemas del norte de los Andes, el Escudo de Guyana, la Orinoquía y la Amazonía.

Protegiendo la biodiversidad de Colombia

La deforestación, el cambio climático, la expansión de la frontera agrícola, la extracción ilegal de madera, los cultivos ilícitos, y los asentamientos no planificados continúan amenazando los bosques de Colombia: 66% de la deforestación en el país ocurre en la región amazónica.

“La Amazonía es una de 11 regiones en el mundo con un alto riesgo de deforestación. WWF estima que para el 2030 más de un cuarto de la Amazonía se habrá perdido si la tendencia de deforestación actual continúa”, explica Alistair Monument, Lider de Práctica de Bosques de WWF Global. “Los esfuerzos del gobierno nacional para fortalecer las acciones de conservación ofrecen una oportunidad crítica para consolidar un mosaico de áreas de conservación vitales para el desarrollo sostenible y el mantenimiento de la Amazonía, no solo en Colombia sino en todo el bioma”.

Ya que incluye áreas en los municipios con algunas de las tasas de deforestación más altas del país, se espera que la expansión de Chiribiquete funcione como una barrera contra la deforestación en la Amazonía. También se espera que ayude a proteger el territorio de los incendios y los cultivos ilícitos.

“Una fuerte presencia de las autoridades locales y nacionales en los frentes de deforestación críticos, particularmente en la Amazonía colombiana, es especialmente importante para fortalecer la gobernanza territorial y prevenir la deforestación futura en las zonas de amortiguamiento de los parques nacionales como Chiribiquete”, explica Higgins.

El futuro de Chiribiquete

La Serranía de Chiribiquete fue declarada parque nacional natural en septiembre de 1989, con un área de casi 1.3 millones de hectáreas. En 2013, el parque fue ampliado a casi 2.8 millones de hectáreas. La última ampliación de 1.5 millones de hectáreas ayudará a proteger los ecosistemas transitorios con poca representación en el sistema nacional de áreas protegidas.

El manejo del área en los próximos años será apoyado por Herencia Colombia, una iniciativa liderada por Parques Nacionales Naturales de Colombia, con apoyo de WWF, la Fundación Gordon and Betty Moore, el Fondo para la Biodiversidad y las Áreas Protegidas, Wildlife Conservaion Society (WCS), Conservación Internacional y del gobierno alemán (BMZ). A través de esta iniciativa se creará un fondo para mejorar el sistema de áreas protegidas de Colombia y garantizar la gobernanza y el manejo apropiado de las áreas que forman parte del sistema. Herencia Colombia también es parte de una iniciativa liderada por WWF, WCS y Birdlife International para proteger y reponer un trillón de árboles alrededor del mundo.

“Me gusta pensar en Herencia Colombia como ‘parques para la paz y paz para los parques’”, explica Higgins. “No sólo le traerá paz al país el mejor manejo y la gobernanza de los parques, sino que la paz en el país también ayuda a garantizar que nuestros parques se mantengan saludables durante las generaciones que están por venir”.
Varios estudios muestran que por cada $1 invertido en el manejo efectivo de los recursos naturales obtenemos $100 en “servicios” para la gente.

Herencia Colombia es parte de la iniciativa Earth for Life de WWF y sus aliados que impulsa un mecanismo financiero innovador para ayudar a crear áreas protegidas permanentes alrededor del mundo. Actualmente existen programas de Earth for Life en Brasil, Colombia y Bután.
WWF
© Cesar David Martinez Enlarge
WWF
© Cesar David Martinez Enlarge
WWF
© Fernando Trujillo / Fundación Omacha Enlarge
Dona
Dona