Mar | WWF

Mar



1. ¿Los mares son tan grandes y vastos, realmente la acción humana puede perjudicarlos?

Es cierto que alguna vez consideramos los océanos inagotables. Pero también es verdad que hace un tiempo se creía que podías navegar hasta los límites del mundo y luego caer en un vacío infinito.

Hoy en día sabemos que es imposible caer por el borde del planeta, y sabemos también que nuestros océanos pasan por un estado global crítico.  ¿Adivinen quién es la principal causa de esta situación? La especie humana con sus destructivas técnicas de pesca  y la sobrepesca que vienen depredando los mares desde hace mucho tiempo.

Actualmente, la industrialización de la pesca excede la capacidad natural de los océanos para proveernos de alimento. Como resultado de esto, más del 70% de la comercialización de productos marinos en el mundo proviene de la sobreexplotación de recursos naturales.

Científicos han descubierto recientemente que el 90% de los grandes depredadores naturales de peces han desaparecido. Especies como el atún azul, el pez espada y tiburones estás siendo despojados de nuestros mares por la industria pesquera.

Esta es la mayor amenaza para nuestras aguas marinas. Científicos predicen que en las condiciones actuales la reserva de peces para la alimentación colapsará en el 2048.

2. La sobrepesca es un asunto de peces  ¿No es demasiado decir que está devastando los océanos?

No, realmente.

El problema no sólo son los peces que comemos, sino cómo los atrapamos. Algunas de las peores técnicas de pesca amenazan no sólo las reservas alimenticias. Otras especies, como los mamíferos y aves marinas, son cazados accidentalmente y mueren atrapados en las redes. A este despiadado proceso se le denomina pesca incidental y ocurre casi siempre.

A continuación algunos datos:

  • Más de 300 mil pequeñas ballenas, delfines y marsopas mueren cada año enredadas en las redes de pescar.
  • Más de 250 mil tortugas mueren por sus caparazones o ahogadas entre las redes y cordones de pesca para atunes y otros peces.
  • Cerca de 40 toneladas de corales de aguas frías han sido destruidos por botes pesqueros.
  • 100 millones de tiburones son enganchados en anzuelos
  • Cerca de 150 mil toneladas de especies invertebradas son desechadas anualmente, solo en los mares del norte.
3. ¿Una mejor opción podría ser las piscigranjas?

La acuicultura o cultivo de peces y crustáceos, tiene el potencial de proporcionar seguridad alimentaría y generar ingresos con una nueva fuente alternativa a la pesca indiscriminada. Pero tenemos que ser cautelosos con esta opción. Las piscigranjas pueden generar otros efectos secundarios que afectan directamente el ambiente y la economía.

  • La introducción de las piscigranjas puede perjudicar áreas costeras
  • Incrementan la caza de especies marinas para la elaboración de alimentos para las piscigranjas
  • Escape de peces que se introducen en las áreas naturales marinas.

4. ¿Estamos hablando de detener la pesca? ¿Esto no afectará el trabajo de los pescadores?

No se trata de detener la pesca por completo. Sin embargo, debemos tener mejores prácticas y manejo de lo que pescamos. Es un hecho que los pescadores y las poblaciones costeras sentirán primero el impacto en la reducción de las reservas de peces. En Canadá, existen suficientes ejemplos. A comienzos de la década de los 90, habían 110 mil personas con empleo en la industria pesquera, pero en 1992 el colapso del bacalao dejó a 40 mil sin trabajo incluyendo a 10 mil pescadores.

Diez años después, el bacalao aún no se recupera y según los últimos estudios científicos indican que el ecosistema ha tenidos cambios muy significativos a los cuales esta especie no podrá adaptarse, lo cual significa que nunca volverá a ser como fue antes.

Un ejemplo similar ocurre en Senegal, donde ya no pueden pescarse barracudas. Los pescadores se han visto obligados a cambiar su dieta por los pequeños peces llamados Kobos, porque sencillamente no que nada más que atrapar.  El estilo de vida de miles de personas y la pérdida de trabajos alrededor del mundo como consecuencia de la sobre pesca ya se vive.

5. ¿Hay algo que podemos hacer para resolver este problema o  es demasiado tarde?

Son muchas las cosas que todavía podemos hacer para tomar acción ahora. El trabajo para la conservación marina de WWF concentra su esfuerzo en hallar soluciones como:

  • Hacer realidad la pesca sostenible
  • Mejorar las condiciones de los ecosistemas marinos
  • Disminuir el impacto del cambio climático
  • Promover la elección entre los consumidores y los comercializadores de alimentos marinos sostenibles
Ayudar a la vida marina es uno de los retos que como consumidores podemos superar eligiendo cada día mejores opciones para alimentarnos y reducir el impacto.
Dona
Dona