Madre de Dios ‘verde’: Provincia de Tahuamanu avanza hacia el desarrollo sostenible | WWF

Madre de Dios ‘verde’: Provincia de Tahuamanu avanza hacia el desarrollo sostenible

Posted on
19 junio 2018


  • La Municipalidad Provincial de Tahuamanu es la primera de la región en contar con una agenda que prioriza la sostenibilidad.
     
En quince años Madre de Dios perdió más de 160,000 hectáreas de bosques. Aunque es considerada la capital de la biodiversidad, es también reconocida por ser una de las regiones más devastadas por flagelos como la minería ilegal e informal. Sin embargo, donde ha campeado la sobreexplotación de recursos y la economía del delito durante años, empiezan a enraizar brotes verdes como esperanza para el desarrollo sostenible.
 
Tahuamanu, una de las tres provincias de Madre de Dios, apuesta por conservar sus bosques, a través del fortalecimiento de sus concesiones forestales y piscigranjas que abastecen de pescado a los principales mercados de la región, y la promoción de buenas prácticas en el sector agrícola. De esta manera, busca ser reconocida a nivel nacional por el aprovechamiento sostenible de sus recursos naturales.
 
En los bosques de Tahuamanu, provincia que ocupa el 24.85% del departamento de Madre de Dios, se encuentran las cabeceras de cuenca de los ríos más importantes del sureste peruano que llevan sus aguas a Brasil y Bolivia. También los bosques y cursos de agua prístinos de una buena parte del Parque Nacional Alto Purús, un área protegida de extrema biodiversidad habitada por comunidades nativas de varias etnias amazónicas y pueblos indígenas en aislamiento voluntario y contacto inicial. Asimismo, ha sido reconocida por ser la provincia con mayor cantidad de bosques con certificación forestal voluntaria, sumando más de medio millón de hectáreas protegidas. Las otras dos provincias, Manu y Tambopata, son reconocidas por la belleza e importancia de sus áreas naturales protegidas (Manu, Tambopata, Bahuaja-Sonene, Amarakaeri).
 
Agenda de desarrollo verde
 
Sin embargo, Madre de Dios, que podría ser un paraíso natural, está rodeado de un panorama poco alentador. La extracción de oro ilegal e informal y la deforestación, ponen en peligro al bosque. En las últimas dos décadas, este departamento ha enfrentado un fuerte incremento de estas actividades extractivas. Como consecuencia, incluso la Reserva Nacional Tambopata, ha sido invadida por miles de mineros de oro artesanales, que destruyen las áreas verdes y generan actividades delictivas en los alrededores. En Tahuamanu, la deforestación se incrementa debido al cambio de uso de la tierra para dedicarlo a la agricultura, y es así como los productores talan árboles, los queman y luego usan esos terrenos para sus cultivos.
 
La reciente aprobación del Plan de Desarrollo Local Concertado 2018-2030 (PDLC) y de la Agenda Transversal de Desarrollo Verde 2018-2021, ha marcado un hito en la lucha por detener esta problemática. Este documento de planificación estratégica, que involucró a múltiples sectores, como educación, salud, infraestructura, equidad social, y aprovechamiento de los recursos naturales ha contado con el respaldo técnico de WWF Perú.
 
“Hemos apostado por el establecimiento de alianzas estratégicas con fuentes cooperantes e instituciones del gobierno central, con el propósito de que el desarrollo sea coherente con las metas establecidas por el Estado Peruano. De esta forma queremos que los bosques de nuestra provincia sigan estando en pie y que a la vez beneficien a las poblaciones locales”, señaló Alfonso Cardozo, Alcalde Provincial de Tahuamanu.
 
Esta nueva agenda plantea las metas de reducción de la deforestación en un 50% al 2030 para la provincia, definidas participativamente y permitirá la protección de 1,920,578 hectáreas de bosque.
 
El compromiso es conjunto, de la población y de las autoridades. “En Tahuamanu, la mayor parte de las actividades giran en torno al uso de los recursos naturales y por tanto, hemos promovido algunas herramientas para garantizar su conservación. Se han propuesto acciones concretas para hacer de Tahuamanu y su capital, un modelo de provincia sostenible, con el cumplimiento de estándares ambientales y sobre todo donde se posicione al ser humano como principal actor”, señaló Alfonso Cardozo.
 
En esa misma línea, la Municipalidad Provincial de Tahuamanu, con sede en la ciudad de Iñapari, ha apostado por la creación de una red de bosques locales que integren la actividad turística y la recreación. También el desarrollo de un agresivo plan de obras públicas -agua, desagüe, tratamiento de residuos sólidos- que mejoren la calidad de vida de la población en su conjunto, y que sirvan para involucrarlos en un “buen vivir” urbano que se irá aprendiendo en la casa y la escuela. Esta nueva hoja de ruta guiará a Tahuamanu, de cara al cambio climático, hacia un desarrollo sostenible.
Dona
Dona