Diversidad Biológica y Cultural del Corredor Trinacional de Áreas Protegidas La Paya - Cuyabeno - Güeppí Sekime en Colombia, Ecuador y Perú | WWF

Diversidad Biológica y Cultural del Corredor Trinacional de Áreas Protegidas La Paya - Cuyabeno - Güeppí Sekime en Colombia, Ecuador y Perú

Posted on
24 enero 2017


En las márgenes del río Putumayo, en el área compartida por Colombia, Ecuador y Perú, se localiza una zona que presenta una extraordinaria diversidad biológica y cultural, cuya importancia estratégica fue reconocida individualmente por estos tres países: primero en 1979 por Ecuador, con la creación de la Reserva de Producción de Fauna (RPF) Cuyabeno; luego en 1984 por Colombia, con la declaración del Parque Nacional Natural (PNN) La Paya; y posteriormente por Perú en 1997, con el reconocimiento de la Zona Reservada de Güeppí, la cual dio paso en el año 2012 a la creación del Parque Nacional (PN) Güeppí Sekime y de las Reservas Comunales Huimeki y Airo Pai. Estas cinco áreas protegidas son el testimonio de un sólido compromiso en pro de la conservación de la naturaleza y de las culturas ancestrales que se han desarrollado en la región.

Aunque estas iniciativas individuales marcaron un hito en cuanto a políticas de preservación y conservación de recursos naturales y culturales, pronto se hizo evidente la necesidad de unir esfuerzos para la consecución de ese objetivo común. En 2005 comienza a tomar fuerza la idea de un trabajo conjunto que fue el origen del Programa Trinacional de Conservación y Desarrollo Sostenible del Corredor de Áreas Protegidas PNN La Paya - ZR Güeppí - RPF Cuyabeno, el cual se formaliza mediante un Memorando de Entendimiento suscrito entre
las partes el 13 de julio de 2011.

La singularidad del Programa Trinacional consiste en haber logrado implementar un nuevo modelo de conservación y desarrollo sostenible regional a través de la gestión mancomunada y del manejo fronterizo coordinado. No se trata solo de una avenencia formal entre los ministerios del ambiente y las cancillerías, sino
de un mecanismo que impulsó la categorización de la Zona Reservada de Güeppí como Parque Nacional y a la vez contribuyó a la creación de dos Reservas Comunales, subsanando conflictos de tenencia de tierras con los
pueblos indígenas peruanos. Igualmente, en Colombia aportó a la generación de espacios de diálogo y de acuerdos, en cuyo marco las comunidades locales y las instituciones del Estado trazaron planes para garantizar un adecuado ordenamiento territorial y manejo de recursos naturales.

El Programa Trinacional ha permitido el aumento de la capacidad de control y vigilancia en la zona, ha fortalecido en distintos niveles a los actores e instituciones presentes en la región y, gracias al decidido apoyo de cooperantes como la Unión Europea, WWF, CAN, OTCA y GIZ, ha sido exitoso en estos primeros años de trabajo.

Esta publicación busca sintetizar la información generada gracias a la conjunción de voluntades, tanto dentro de los países como al interior de organizaciones y cooperantes aliados, que se unieron para conservar la extraordinaria riqueza de recursos que genera y mantiene el río Putumayo a su paso por la frontera entre Colombia, Ecuador y Perú, y una buena parte de la cuenca del río Napo compartida por Ecuador y Perú.

Se comienza presentando información de contexto, referida tanto a la historia de ocupación del territorio involucrado como a la pluralidad cultural y ecosistémica del Corredor Trinacional y de cada una de sus tres áreas principales. Posteriormente se detalla su multiplicidad biológica, sobre la base de las caracterizaciones realizadas como parte del propósito de impulsar un proceso de designación del complejo lagunar de Lagartococha (compartido por Ecuador y Perú) como un nuevo sitio Ramsar transfronterizo amazónico.

El libro aborda posteriormente información que refleja el proceso a escala regional, desde la narración de la historia y orígenes del Programa Trinacional, pasando por los aportes a su implementación por parte de los dos proyectos que a la fecha se han ejecutado, hasta el planteamiento de las líneas estratégicas para la consolidación del modelo y la exposición de algunos avances obtenidos. Finalmente, aglutinando las experiencias en cada país, se describen prácticas de manejo adecuado de recursos naturales que sustentaron las propuestas de gestión del Corredor y sobre las cuales se sigue trabajando.

Es claro para estos tres países hermanos que, como señaló Simón Bolívar: “En la unión está la fuerza”, y que esta es la que propicia resultados positivos. No obstante, podría ser fácil pensar que ya se llegó a la meta y con ello descuidarse. La única manera de garantizar que ese espacio compartido perdure para las generaciones
venideras es persistir en el trabajo unificado, a pesar de las dificultades. El compromiso de Colombia, Ecuador y Perú, así como el de sus socios y cooperantes, es firme y este libro es un testimonio de ello.
Dona
Dona