Manejo y conservación de ecosistemas de agua dulce | WWF

Manejo y conservación de ecosistemas de agua dulce



No es de sorprender que algunos de los ecosistemas acuáticos más biodiversos y productivos del mundo estén en la Amazonía. WWF Perú trabaja junto a pueblos locales e indígenas desarrollando herramientas y capacidades para conservar estos ecosistemas de agua dulce en diversas regiones de la Amazonía peruana, a través del manejo y monitoreo directo de sus propias actividades extractivas y de los impactos de otras como las petroleras.
Este es el caso del abanico de Pastaza, un extenso complejo de humedales de 3, 8 millones de hectáreas en la Amazonía norte del Perú. Luego de tres años de trabajo, en 2002 WWF Perú impulsó la designación de esta región de ríos, lagos y bosques inundables como sitio Ramsar (humedal de importancia internacional), convirtiéndolo en el más grande de toda la Amazonía.

Desde entonces, trabaja con comunidades kandozi en áreas como el Lago Rimachi - el más extenso de la Amazonía peruana y principal fuente de alimentación para más de 30 comunidades - contribuyendo a mejorar sus prácticas pesqueras y de recolección.

Hoy las comunidades organizadas protegen y manejan el lago, y se han convertido en autores del primer plan de manejo pesquero indígena aprobado por el Estado. Más aún, las poblaciones de especies valiosas como el paiche y la taricaya se han recuperado y los pescadores han duplicado sus ganancias por venta de pescado, al haber fortalecido sus vínculos con el mercado.

Complementariamente, con el apoyo de WWF las comunidades han hecho valer sus derechos frente a empresas petroleras y han exigido mejores prácticas ambientales, para lo cual monitorean permanentemente la calidad de agua, convirtiéndose así en los guardianes de uno de los humedales más importantes de toda la cuenca amazónica.
 
	© WWF / ANDRE BARTSCHI
Pescador con gran pez
© WWF / ANDRE BARTSCHI
Dona
Dona