What would you like to search for?

Our News

13 regiones de la cuenca amazónica peruana se reúnen para trazar la ruta hacia un río saludable y una pesca sostenible

  • A pesar de registrar una pesca comercial de más de 60 variedades de peces, en Perú, solo se cuenta con medidas de ordenamiento, como tallas mínimas de captura y periodos de veda, para 7 especies amazónicas.
  • Se espera que un Reglamento de Ordenamiento Pesquero (ROP) de la Amazonia Peruana impulse mejores mecanismos de gestión, producción, formalización, normatividad, financiamiento, así como acciones de adaptación frente al cambio climático.
 

La cuenca Amazónica es un espacio megadiverso que abarca más de 6 millones de km2 y alberga a más de 30 mil especies de plantas, 3 mil especies de peces, entre otros. Representa el hogar para miles de peruanos, pero también su medio de alimentación y fuente de trabajo. En Ucayali y Loreto, por ejemplo, se calcula que más de 70 mil personas se benefician de la pesca y la acuicultura, por lo que estas actividades son determinantes para la seguridad alimentaria y la economía del país.
 

A pesar de ello, la producción pesquera se ve amenazada por efectos colaterales de otras actividades como la agricultura, ganadería, minería, extracción de petróleo y la explotación ilegal maderera, sumado a los impactos directos causados por la construcción de hidroeléctricas que interrumpen el tránsito natural de las especies. En ese contexto, 13 regiones de la cuenca amazónica se mantienen trabajando en actividades conjuntas en el Consejo Amazónico para el Desarrollo de la Acuicultura, Pesca y Mypes en el Perú (CADAP), pensado como el espacio para generar diálogo, coordinación y articulación entre todos los actores, incluyendo al Ministerio de la Producción (PRODUCE) y el Ministerio del Ambiente (MINAM), WCS, IBC, WWF-Perú, entre otras organizaciones.
 

Es así que en el 2021, el CADAP organizó diferentes espacios de articulación y coordinación entre los grupos de investigación, autoridades y actores relevantes para este ecosistema. Uno de estos espacios más simbólico fue el I Simposio Virtual Internacional “Investigando e innovando: en búsqueda de la sostenibilidad y resiliencia de la Pesca y Acuicultura en la Amazonía Peruana”, ya que donde durante tres días dialogaron instituciones de investigación científica y tecnológica, la sociedad civil, y la academia en general, socializando estudios sobre el sector pesquero y acuícola amazónico realizados en los últimos 5 años con la finalidad de mejorar la competitividad, continuidad y sostenibilidad de ambos sectores. 
 

El simposio abordó temas como la evaluación sobre las especies de más alto valor comercial por cuenca, el ciclo reproductivo de diferentes especies ícticas, las tallas mínimas de captura de las especies más comerciales, y la tecnología utilizada para la reproducción de especies acuícolas, la coexistencia de la pesca con la biodiversidad acuática mayor en la cuenca amazónica, los riesgos y desafíos para el manejo integrado de la cuenca amazónica,  entre otros.

 

Como resaltó Kurt Holle, Director de País de WWF-Perú, “desarrollar técnicas de aprovechamiento más eficientes es clave para hacer frente a los retos que enfrentan las pesquerías amazónicas, así como la actualización de las regulaciones de pesca. Para lograrlo, se requiere un trabajo articulado entre las diversas instituciones públicas, privadas y sociedad civil considerando tanto los avances en ciencia como de los saberes locales”.

 

El Perú, a pesar de registrar una pesca comercial de más de 60 variedades de peces amazónicos, actualmente solo cuenta con medidas de ordenamiento, como tallas mínimas de captura y periodos de veda para algunas de ellas. En un contexto como este, surge la acuicultura como una alternativa para reducir la presión de la pesca en ambientes naturales. Sin embargo, se espera que un Reglamento de Ordenamiento Pesquero (ROP) de la Amazonia Peruana impulse mejores mecanismos de gestión, producción, formalización, normatividad, financiación, así como acciones de adaptación frente al cambio climático.

 

“Todo lo expuesto en los diferentes eventos y coordinaciones del CADAP permitirán que logremos una regulación actualizada basándonos en los últimos datos científicos. Tenemos que agradecer cada una de las investigaciones presentadas y sus resultados, pero también tomar en consideración el conocimiento de la población amazónica. Lograr la sostenibilidad y resiliencia del río implica un compromiso inmediato y una mirada más amplia de este ecosistema por parte de nuestras autoridades”, señaló Brenda Toledo Oficial del Programa Agua Dulce en WWF-Perú.  

 

Hacia un futuro próximo, sabemos que estos esfuerzos harán posible alcanzar un manejo integrado de cuencas que respete la calidad y cantidad de agua en los ambientes acuáticos, que conserve los bosques inundados, humedales y las rutas de migración; pero también que permita el aprovechamiento sostenible de los recursos hidrobiológico, bajo un reglamento de producción pesquera que mejore hoy y a largo plazo. 


 

Share This!

Help us spread the message