Casi el 90% de la basura diaria generada no se recicla | WWF

Casi el 90% de la basura diaria generada no se recicla



Posted on 21 mayo 2018
WWF Perú
© WWF Perú
  • Cada día en promedio, se generan más de 18 mil toneladas de residuos en Perú, de los cuales tan solo se recicla el 15%.
En Perú se generan cada año más de siete millones y medio de toneladas de residuos sólidos, de los cuales el 64% proviene de los hogares, de acuerdo a datos del Ministerio de Ambiente del 2015. Con el paso del tiempo, esta cifra se incrementaría exponencialmente, debido a que de cumplirse los pronósticos del Banco Mundial, se calcula que para el año 2025 se generarían hasta 36 mil toneladas diarias de basura. Ante esta realidad, es necesario plantear soluciones inmediatas como el reciclaje.

Las ciudades representan el gran desafío para el manejo de residuos sólidos. En Lima, la ciudad más grande del país donde viven casi 10 millones de personas, se generan unas 8.468 toneladas diarias de basura, que corresponde al 47 % del total producido.  De los cuales, tan solo se recicla el 4%. De hecho, Lima es quien tiene la huella ecológica más alta superando los parámetros ecológicamente permisibles. De acuerdo al Ministerio de Ambiente, si todos los seres humanos mantuviéramos los hábitos actuales de un limeño promedio, necesitaríamos 1.27 planetas para sobrevivir.

El reciclaje, además de ser una solución para el aprovechamiento de los residuos, es uno de los pilares de la economía circular que busca exprimir toda la creatividad del ser humano para pasar del actual modelo de comprar, usar y tirar para tratar de buscar una segunda vida a miles de residuos. En esa labor de reaprovechamiento de los recursos, es clave que la ciudadanía participe generando menos basura.

“La idea es reducir nuestro consumo, siempre que sea posible, pero el reciclaje es, también, un primer paso hacia un planeta más sostenible. Sin duda, es necesario que a nivel local se gestionen de manera sostenible los recursos sólidos, para lograr en un futuro que la basura se convierta en un insumo con valor para la economía. Pero, también es crucial que la ciudadanía reduzca su nivel de producción de basura y recicle. Acciones sencillas pueden contribuir de manera decidida con el planeta”, afirma Kjeld Nielsen, director de Comunicaciones y Marketing de WWF Perú.

Claves para el reciclaje en casa

Los desechos de plástico están alcanzando niveles alarmantes. 1 de cada 10 kilos de basura que genera un peruano es plástico. Según el Ministerio de Ambiente, el 46% de los residuos que hay en las playas peruanas son de este dañino material que puede tardar 400 años en biodegradarse. Acudir al supermercado con bolsas reutilizables, evitar comprar productos envueltos en plásticos de manera innecesaria (por ejemplo, frutas en bandeja) y renunciar al consumo de bebidas con cañitas es un gran paso para reducir el consumo de este material.  Otra opción es buscar una nueva función en tu hogar a los plásticos que has comprado, por ejemplo, usando una botella de agua como macetero. 

Las pilas son otro de los grandes contaminantes. Una sola pila de botón puede contaminar hasta 600,000 litros de agua, debido a que el mercurio representa el 30% de su peso. Por ello, no debe ser desechada con la basura orgánica, sino que es necesario depositarlas en contenedores especiales como los habilitados en algunos supermercados de la ciudad.

Reciclar el papel es otra de las acciones claves para reducir nuestra huella. Cada tonelada de papel reciclado evita la tala de una docena de árboles y ahorra energía. Aprovechar las hojas por las dos caras o crear cuadernos con las hojas de papel sobrantes son acciones sencillas con un gran impacto. Otra posibilidad es comprar papel certificado con el sello del Consejo de Administración Forestal, más conocido por sus siglas en inglés FSC, una organización independiente creada con el objetivo de promover una gestión forestal ambientalmente responsable. Cuando ya no sirva el papel y el cartón, se debe acudir a los puntos limpios donde hay contenedores especiales para estos materiales y otros, como vidrio.

No es ajena para los ciudadanos ver la escena de una persona vertiendo aceite por el caño, sin embargo, esta acción es altamente contaminante. Algunos cálculos estiman que verter un litro de aceite usado contamina 1.000 litros de agua potable. El aceite usado puede almacenarse en una botella y entregarse en uno de los puntos de acopio más cercanos. La página web dondereciclo.org recopila algunos puntos de reciclaje en la ciudad. 
WWF Perú
© WWF Perú Enlarge
Dona
Dona