Informe planeta vivo: crecimiento urbano, expansión de infraestructura y minería son responsables de más del 25% de deforestación en el mundo | WWF

Informe planeta vivo: crecimiento urbano, expansión de infraestructura y minería son responsables de más del 25% de deforestación en el mundo

Posted on
30 octubre 2018


  • En el Perú, la minería ilegal es una de las mayores causas de deforestación en la Amazonía
  • Innovadora iniciativa en Madre de Dios permite recuperar bosques en suelos degradados 
Lima, 30 de octubre.De acuerdo con el Informe Planeta Vivo, recientemente publicado por WWF, estudios realizados en casi 50 países demuestran que más de 25% de la deforestación se debe al crecimiento urbano, expansión de infraestructura y minería. El reporte se elabora cada dos años desde 1998 y proporciona una visión general del estado del mundo natural, los impactos humanos y las posibles soluciones. Asimismo, busca brindar información clave a los gobiernos, las comunidades, las empresas y las organizaciones para la toma de decisiones respecto de la valoración, el uso y la protección de los recursos del planeta. 
 
Al respecto, se señala que el 20% de los bosques amazónicos han desaparecido y, en ese sentido, la minería ilegal se ha convertido en una de las mayores amenazas a los bosques de la Amazonia peruana. Deforesta, erosiona suelos, contamina el agua y desaparece por completo el curso de los ríos, además de promover la economía delictiva. Solo en Madre de Dios, en los últimos 15 años, esta actividad, sumada a la agricultura migratoria ha provocado la pérdida de bosques en un área mayor a 160,000 campos de fútbol.  
 
DEVOLVIENDO LA VIDA AL BOSQUE
 
En este complejo escenario, por fin, existen la ciencia, metodología y compromiso político y social para empezar a revertir algunos de sus mayores impactos. Por ello, Wake Forest University (WFU), el Centro de Innovación Científica Amazónica (CINCIA), USAID y WWF se han unido con el objetivo de restaurar los paisajes degradados por la minería ilegal e informal en Madre de Dios, la región más impactada por esta problemática en el país. 
 
El trabajo que inició en el 2015 tenía como meta recuperar alrededor de 42 hectáreas, y actualmente ha ampliado su meta a 140 hectáreas, a través de la reforestación con más de 155,000 árboles, en el distrito de Inambari y la provincia de Manu, donde se encuentran ubicadas las áreas más afectadas por la extracción minera.  Según los expertos, el impacto de la recuperación de estas áreas se magnifica exponencialmente cuando se le enmarca bajo un enfoque de recuperación de paisajes y conectividad. Y es que, recuperando áreas clave es posible reconectar cientos de miles de hectáreas en la selva más biodiversa del mundo.
 
“A partir de una experiencia piloto, se ha podido determinar, qué especies, técnicas y modalidades funcionan mejor y, hoy, los municipios de Manu e Inambari serán pioneros en la recuperación de sus bosques y han accedido a fondos públicos para ello. Ahora, la prioridad es seguir replicando esto en otras localidades de la Amazonia con el apoyo de gobiernos locales y regionales”, señala Edith Condori, Coordinadora del proyecto por parte de WWF Perú.
 
Desde la investigación y la experimentación de distintas opciones para dar con la producción de plantones más eficiente, al uso de información geoespacial para determinar los terrenos más apropiados para la recuperación y el empleo de drones para el monitoreo, la ciencia ha sido el punto de partida para poder abordar un problema tan complejo y nos muestra el camino de cómo es posible, tomar acción para detener la pérdida de biodiversidad hoy.
 
Dona
Dona