IPBES: alrededor de 1 millón de especies animales y vegetales podría desaparecer en algunas décadas | WWF

IPBES: alrededor de 1 millón de especies animales y vegetales podría desaparecer en algunas décadas

Posted on
06 mayo 2019


  • Las causas son el cambio de uso de tierra, sobreexplotación, contaminación y cambio climático.
  • Al menos 680 especies de vertebrados fueron llevados a la extinción desde el siglo XVI.
     
6 de mayo de 2019- La Plataforma Intergubernamental Científico-Normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES, por sus siglas en inglés) lanzó hoy un histórico Informe de Evaluación Global que proporciona evidencia irrefutable sobre el rápido deterioro y pérdida de naturaleza en el mundo. Asimismo, destaca la importancia de los servicios ecosistémicos, es decir, de los beneficios brindados por la biodiversidad a las personas.
 
El informe, que coincide con la reunión de los ministros de Medio Ambiente del G7 en Metz, París, es un llamado para que los responsables políticos y las empresas tomen medidas decisivas, enfatizando la urgente necesidad de alcanzar en 2020 un nuevo acuerdo para la naturaleza y los pueblos. Según este reporte, a nivel global, la biodiversidad está disminuyendo a tasas sin precedentes y la extinción de especies se está acelerando, por lo que es indispensable tomar medidas para revertir esta situación.
 
El informe científico brinda el primer panorama completo del estado de la biodiversidad mundial desde el 2005. Este análisis reitera muchos de los hallazgos del Informe Planeta Vivo WWF de 2018, el cual presenta una imagen alarmante de la extinción de especies, la disminución de la vida silvestre, la pérdida de hábitat y el agotamiento de los beneficios brindados por los ecosistemas, cruciales para nuestro sustento y desarrollo económico. Y es que, nos proveen el agua que bebemos, los alimentos que consumimos, y cumplen un rol fundamental en la regulación del clima, la disponibilidad del recurso hídrico, la calidad del aire, el acceso a refugio, entre otros elementos que necesitamos para sobrevivir.
 
Según IPBES, las acciones humanas han alterado significativamente la naturaleza en todo el mundo. Más del 40% de las especies de anfibios, casi el 33% de los corales y más de un tercio de todos los mamíferos marinos están amenazados.
 
“La Amazonia es la manifestación peruana más representativa del deterioro de la naturaleza. Perdemos 150,000 hectáreas de bosques amazónicos anualmente. La agricultura que reemplaza al bosque es de muy baja productividad y genera tierras degradadas. Del total de 7 millones de hectáreas de bosques deforestados, solo usamos 1.5 millones”, señaló Kurt Holle, Representante de País de WWF Perú. Asimismo, destacó la importancia de cambiar el enfoque del desarrollo económico, utilizando como referencia los buenos ejemplos de las comunidades indígenas, algunos concesionarios forestales y el servicio nacional de áreas protegidas, para mejorar el manejo de los bosques y restaurar las tierras degradadas.
 
A nivel mundial, tres cuartas partes del medio ambiente terrestre y alrededor del 66% del ecosistema marino han sido alterados considerablemente. Más de un tercio de la superficie terrestre del mundo y casi el 75% de los recursos de agua dulce ahora se dedican a la producción agrícola o ganadera. Alrededor de 1 millón de especies de animales y vegetales están en peligro de extinción, y podrían desaparecer en las próximas décadas. Además, desde el siglo XVI, al menos 680 especies de vertebrados fueron llevados a la extinción.
 
Este informe ofrece un estudio exhaustivo de la fuerte interrelación entre el cambio climático y la pérdida de la naturaleza. Entre los principales contribuyentes de las alteraciones en los ecosistemas, está el cambio climático generado por los seres humanos, que aumenta el impacto sobre la naturaleza y el bienestar humano. Las emisiones de gases de efecto invernadero se han duplicado, elevando las temperaturas globales promedio en al menos 0.7 grados centígrados, mientras que el promedio global del nivel del mar ha aumentado de 16 a 21 centímetros desde 1900. Estos cambios han contribuido a los impactos generalizados en muchos aspectos de la biodiversidad, incluyendo la distribución de especies.
 
“Nos enfrentamos a una crisis ambiental global. El vínculo entre un sistema climático estable y la protección de la biodiversidad es inequívoco. El informe de la IPBES aclara que el cambio climático es a la vez un factor clave y una creciente amenaza para la degradación de la biodiversidad. Un cambio de la temperatura global a más de 1.5 grados centígrados tendrá consecuencias catastróficas en la delicada red de la vida de la que dependen la naturaleza y las personas. Debemos dar prioridad al bienestar de nuestro planeta. Debemos impulsar a nuestros políticos a tomar medidas decisivas, en el país y en el mundo, para forjar un nuevo acuerdo para la naturaleza y las personas”, señaló Manuel Pulgar Vidal, líder de la práctica energética y climática global de WWF.
 
Además del informe de la evaluación global del IPBES, casi 600 personalidades de todo el mundo han respaldado la iniciativa “Llamado por la Naturaleza”, firmando una carta abierta impulsada por WWF que destaca la urgente necesidad de acción de los líderes políticos para detener la desaparición de la vida en la Tierra. Se han sumado científicos de resonancia internacional, expertos en vida silvestre y personalidades públicas, en el Perú participan: Gastón Acurio, Virgilio Martínez, Raúl Tola, Valeria Piazza, Pamela Acosta, Pedro Tenorio, Palmiro Ocampo, Sonaly Tuesta; y organizaciones como ACCA, Ecoceánica, Instituto Humboldt de Investigación Marina y Acuícola y REDES - Sostenibilidad Pesquera.