What would you like to search for?

Áreas protegidas: soluciones naturales a la crisis del cambio climático

Copenhague, Dinamarca. Las áreas protegidas ofrecen una solución rentable frente a los impactos del cambio climático, según una nueva publicación de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), The Nature Conservancy, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Wildlife Conservation Society, el Banco Mundial y WWF.

Copenhague, Dinamarca. Las áreas protegidas ofrecen una solución rentable frente a los impactos del cambio climático, según una nueva publicación de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), The Nature Conservancy, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Wildlife Conservation Society, el Banco Mundial y WWF.

"Este libro, Soluciones naturales: áreas protegidas ayudando a las personas a hacer frente al cambio climático, expresa claramente, y por primera vez, cómo las áreas protegidas contribuyen significativamente a reducir los impactos del cambio climático y lo que se necesita para lograr aún más", dice Lord Nicholas Stern, quien escribió el prólogo del informe.

Las áreas protegidas desempeñan un papel fundamental en la reducción del las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera. Quince por ciento de las reservas de carbono terrestre del mundo - 312 gigatoneladas – está almacenado en áreas protegidas en todo el mundo. En Canadá, más de 4000 millones de toneladas de dióxido de carbono está secuestrado en 39 parques nacionales, cuyo valor estimado es de US$ 39 - 87 mil millones en créditos de carbono. En la Amazonia brasileña, se espera que las áreas protegidas eviten 670.000 km ² de deforestación en 2050, representando 8 mil millones de toneladas de emisiones de carbono evitadas.

Las áreas protegidas también sirven como amortiguadores naturales contra los efectos del clima y otros desastres, proporcionando un espacio para que las aguas de inundaciones se dispersen, estabilizando el suelo frente a deslizamientos de tierra y bloqueando las mareas de tormenta. Se ha estimado que los humedales costeros en los Estados Unidos brindan protección contra las inundaciones de los huracanes por un valor de US$ 23,200 millones.

Además, las áreas protegidas pueden mantener los recursos naturales sanos y productivos para que puedan resistir los impactos del cambio climático y seguir proporcionando comida, agua limpia, vivienda e ingresos a las comunidades de bajos ingresos que dependen de ellos para su supervivencia. Más aún, treinta y tres de las 100 mayores ciudades del mundo obtienen su agua potable de la captación en bosques dentro de áreas protegidas.

"Las condiciones de vida de las comunidades rurales, cuyos medios de vida ya están amenazadas por el cambio climático, se agravarán considerablemente sin una acción inmediata", dijo Veerle Vanderweerd, Director de Energía del.Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

"En realidad, ampliar la cobertura de áreas protegidas e involucrar a la población indígena y local en estos esfuerzos podría ser una de las maneras más eficaces para fortalecer la capacidad de resiliencia de la naturaleza y los pueblos frente al cambio climático", dijo Trevor Sandwith de The Nature Conservancy ,quien también es Presidente Adjunto de la Comisión de Áreas Protegidas de la UICN.

En el contexto de las negociaciones del clima desarrolladas en Copenhague y con el 2010, Año Internacional de la Diversidad Biológica, a la vuelta de la esquina, mantener y ampliar las áreas protegidas debe ser reconocido tanto en el Convenio Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC) como en el Convenio sobre Diversidad Biológica, como una poderosa herramienta contra el cambio climático y debe ser un componente de las estrategias nacionales sobre cambio climático.

Pero a pesar de su valor, tanto de adaptación como de mitigación al cambio climático, el apoyo financiero a la red mundial de áreas protegidas es menos de la mitad de lo que se necesita para una máxima eficiencia, poniendo en riesgo al sistema.

Los líderes mundiales tienen que entender que la inversión en las áreas protegidas es una inversión en la seguridad de sus comunidades.

"En la carrera por "nuevas "soluciones al cambio climático, estamos en peligro de descuidar una alternativa probada", dice Alexander Belokurov, Gerente de Conservación de Paisajes de WWF Internacional. "Las áreas protegidas son una inversión que las sociedades han hecho por milenios, utilizando enfoques tradicionales que han demostrado su potencial y eficacia en tiempos modernos. "

Share This!

Help us spread the message