What would you like to search for?

Our News

Siguiendo el rastro de las ballenas por el Perú

Un día como hoy, la Comisión Ballenera Internacional (CBI) declaró el Día Mundial Contra la Caza de Ballenas, hoy conocido como Día Mundial de las Ballenas y los Delfines.

 

Viernes 23 de julio. - Tal vez ya escuchaste que de julio a octubre existe una “temporada de avistamiento de ballenas jorobadas” en el norte del Perú, especialmente entre Piura y Tumbes, pero si todavía no estuviste allí para presenciar este momento, nosotros te llevamos la experiencia a casa. 

El inicio de un gran viaje

Las ballenas jorobadas – megaptera novaeangliae – son el tipo de especie que vive en sociedades altamente complejas. Su comportamiento social es inusual a comparación de otras especies de ballenas; ya que pueden estar en pequeños grupos o en solitario dependiendo del contexto en el que se encuentren: alimentación, desplazamiento o reproducción. Y así, básicamente, se mantienen en una zona o se embarcan en el viaje de polo a polo hacia la Antártida, donde está su zona de alimentación.

Resoplando en la superficie del mar peruano

En medio de ese viaje de kilómetros y kilómetros de recorrido, entre las costas de Piura y Tumbes, las ballenas encuentran en esas aguas cálidas la zona perfecta para su reproducción. De julio a octubre se estima que un promedio de 5 000 a 7 000 ejemplares de ballenas jorobadas recorren el mar peruano ofreciendo un espectáculo de la naturaleza asombroso. 

“Splash”, resuena la superficie del océano cuando las ballenas dan saltos de cuerpo entero o medio cuerpo salpicando agua por todos lados, aunque este acto no estará completo hasta que veas a la madre y la cría juntas haciendo todo tipo de acrobacias pese a su gran tamaño y peso. Simplemente maravilloso.

Las ballenas pasan el 70% de su vida buceando en búsqueda de su alimento, por eso tienen la capacidad de sumergirse hasta un aproximado de 200 metros por 30 minutos, dejando ver al final de cada giro la V de victoria: su cola.
 

La importancia de su conservación y retos en el Perú

Nuestras aguas cálidas se han convertido en una área de crianza para estos animales, causando un gran interés en los turistas, quienes encuentran en el mar peruano un punto atractivo para el avistamiento de estas especies. Pese a ello, Perú también es uno de los países con mayor tasa de captura incidental de especies marinas, no sólo ballenas, también delfines y marsopas mueren cada año atrapadas en las redes o cortinas de pesca.

Hoy en día sabemos que las ballenas enfrentan un reto adicional en nuestras costas debido a que sus rutas migratorias  sufren un traslape con las rutas de las embarcaciones marinas . Por ello, WWF en colaboración con otras organizaciones de gobierno y sociedad civil  está elaborando una propuesta sobre tráfico marítimo para presentarla ante la Organización Marítima Internacional (OMI), donde se busca la implementación de dispositivos de separación de tráfico marino (TSS, por sus siglas en inglés) en el norte del Perú, y así lograr reducir la colisión entre ballenas y embarcaciones.

Todos podemos contribuir a la protección de la biodiversidad marina como lo mencionó Shaleyla Kelez, Oficial de biodiversidad del Programa Marino en WWF-Perú “al proteger a las ballenas jorobadas, no estamos cuidando de una sola especie, también estamos cuidando el hogar de todos aquellos animales que comparten estos ambientes con ellas, como las tortugas marinas, los delfines, las mantarrayas.” Además señaló que, “aparte de todas estas especies carismáticas, en general,  los miembros de las comunidades marinas oceánicas y del fondo del mar se benefician, por ejemplo con los nutrientes que las ballenas depositan en el agua, que fertilizan estos espacios naturales; también, ayudan a combatir  el cambio climático pues en promedio, a lo largo de su vida, una ballena confina la misma cantidad de carbono que el equivalente a 1,000 árboles.”

¿Te imaginaste que las ballenas eran así de importantes para nosotros?, seguramente ahora sabes que son más increíbles de lo que parecen. Si te animas a esperar el próximo avistamiento, te recordamos que solo podremos verlas si no alteramos el equilibrio de la naturaleza. Como todas nuestras decisiones afectan su hogar, te invitamos a asegurarte que el servicio de turismo que contrates sea responsable con el medio ambiente, es decir, que durante la actividad mantenga la distancia de al menos 100 metros entre la embarcación y las ballenas (RM Nº 451-2019-PRODUCE). También puedes sumarte y ayudarnos reportando los casos de varamientos a las autoridades en el mar: Oficina local del Instituto del Mar del Perú - IMARPE (01208-8650 o 975595791). 

Siguiendo el rastro de las ballenas por el Perú

Share This!

Help us spread the message