What would you like to search for?

Ríos de Curso Libre

© Brent Stirton / Getty Images

Buscamos mantener la conectividad, calidad y temporalidad de los ecosistemas acuáticos fortaleciendo la normativa de evaluación de impacto ambiental de proyectos de infraestructura y la protección de los caudales ecológicos, considerando indicadores óptimos para la realidad de los ecosistemas acuáticos y una definición integral del valor ecológico de los ríos.

¿Cuál es el problema? 


El modelo de desarrollo impulsado en Perú para la Amazonía, contempla la promoción de infraestructura de alto impacto, minería y la extracción de otros recursos. Sin embargo, no se cuenta con un sistema de planificación a escala de cuenca ni con mecanismos claros para evaluar los posibles impactos en ecosistemas clave de agua dulce, especialmente sobre la biodiversidad acuática, la conectividad fluvial, los caudales ecológicos e impactos acumulativos. 

Esta infraestructura de alto impacto incluye represas hidroeléctricas, concentradas principalmente en cuencas altas, carreteras que cruzan zonas de alta biodiversidad e infraestructura asociada a proyectos de navegación como hidrovías que modifican el fondo de los ríos. 

No obstante, no solo se debe considerar la construcción de esta infraestructura, sino también los impactos asociados con su mantenimiento y operación que podrían significar cambios en la dinámica natural de los ecosistemas de agua dulce. Una de nuestras mayores preocupaciones son las barreras para la migración de la biodiversidad de agua dulce y el dragado de ríos en zonas reproductivas clave.

¿Qué hace WWF?

Aportamos al fortalecimiento de capacidades en planificación integral de infraestructura hídrica, la generación de directrices sólidas y el fomento de mejores prácticas. En coordinación con aliados de la sociedad civil, sumamos a los esfuerzos de actores de Gobierno en cuanto al desarrollo de normas ambientales, innovación tecnológica para la diversificación de la matriz energética y alternativas para minimizar los impactos en los ecosistemas acuáticos.
 

¿Cómo se lleva a cabo?

Enfocamos nuestros esfuerzos en tres líneas de acción:

  • Identificamos potenciales escenarios donde sea viable la Infraestructura Gris Sostenible; es decir, donde las pautas de evaluación de impacto ambiental incorporan indicadores relevantes de ecosistemas acuáticos y se han desarrollado escenarios alternativos con participación de fuentes renovables no convencionales de energía manteniendo el curso libre de los ríos.

  • Apostamos por implementar Reservas de Agua para nuestro futuro, protegiendo los caudales ecológicos para asegurar la conservación de los ecosistemas, el agua para la población y los ríos de curso libre.

  • Promovemos mecanismos de Infraestructura Natural en la Amazonia, apoyando el fortalecimiento de Grupos Impulsores y brindando insumos técnicos para   salvaguardar los ecosistemas de agua dulce con proyectos relacionados a la recuperación, conservación y uso sostenible.

¿Con quiénes trabajamos?

Coordinamos con instituciones locales e internacionales de la sociedad civil, academia, actores gubernamentales y tomadores de decisión.

¿Cómo inició?

Con el lanzamiento de la Iniciativa Amazonía Viva, alrededor del 2010, se fortaleció el trabajo para la protección de los ríos de curso libre. En el 2017 se identificó esta agenda como un desafío para la Amazonia Peruana. Desde entonces, se ha priorizado alianzas estratégicas con instituciones como The Nature Conservancy (TNC), Wildlife Conservation Socieety (WCS), Derecho Ambiente y Recursos Naturales (DAR), Universidad de Tecnología (UTEC), entre otras; pues estamos convencidos que actuar de forma coordinada es clave para garantizar la integridad de los ecosistemas amazónicos.

© WWF-Perú

¿Cuáles son los grandes logros?

  • Entre el 2012 y el 2016, se logró identificar los potenciales impactos ambientales en el marco de los escenarios de hidroenergía vigentes en la Cuenca del Marañón, generando insumos para poner en agenda pública el debate sobre la necesidad de mejores herramientas de planificación energética.
  • Entre el 2018 y el 2019, se generó una línea de base de biodiversidad acuática para los ríos de la Amazonia Norte a través de ADN ambiental.
  • En el 2020, en un esfuerzo conjunto con The Nature Conservancy, se desarrolló una línea de base detallada de hidroenergía para la Cuenca del Marañón, insumo indispensable para la generación de escenarios alternativos a través del uso de metodologías de planificación sistemática a escala de cuenca.
  • En el 2020, se inició el proceso formal hacia la firma del Convenio con la Autoridad Nacional del Agua (ANA) para desarrollar mecanismos e instrumentos orientados a la conservación y protección de los ecosistemas acuáticos. 

¿Qué puedes hacer?

 Infórmate sobre el escenario actual de nuestros ríos y nuestras propuestas:

Conoce más